0

Volvone que es

Diferencias entre la lejía y el amoniaco en la limpieza

La lejía y el amoniaco son viejos conocidos entre nuestros productos de limpieza, pero aún así a veces dudamos de cuál es el más idóneo para cada uso. ¿Desinfectan igual? ¿Tienen la misma eficacia en todas las superficies? ¿Cuál es más potente? ¿Tienes diferentes funciones?

¿Qué son?

El amoniaco o hidróxido de amonio es incoloro y desprende un fuerte y penetrante olor. En grandes cantidades puede resultar irritante y hasta tóxico. Por otro lado, el nombre químico de la lejía es hipoclorito sódico (cloro), también es incoloro y tiene un fuerte olor característico. Normalmente, en los envases se advierte del peligro de mezclar ambos productos a la hora de la limpieza, puesto que provocan una reacción en forma de gas tóxico que resulta muy perjudicial.

Propiedades

Ambos productos son potentes limpiadores, pero con dos funciones bien diferenciadas. El amoniaco actúa como potente desengrasante, mientras que la lejía es desinfectante y bactericida. Además esta última actúa como blanqueante y oxidante, por lo que puede decolorar tejidos y materiales. El amoniaco, sin embargo, puede utilizarse en la limpieza rutinaria sin temor a decolorar o deteriorar los tejidos.

Por tanto, si queremos desinfectar una superficie nos decantaremos por la lejía, mientras que si queremos limpiar restos de grasa, conseguiremos los mejores resultados utilizando amoníaco.

Para qué se usan

Por un lado, el amoniaco resulta ideal para las cocinas y los suelos, puesto que elimina de forma efectiva la grasa. Además, resulta eficaz a la hora de eliminar manchas persistentes en tejidos, tanto en la ropa como en tapicerías y alfombras. El amoniaco también es apropiado para limpiar cristales y espejos, porque dejar un acabado brillante. La lejía en cambio resulta apropiada para la desinfección de superficies como inodoros, bañeras, lavabos y suelos que lo requieran. Debido a su acción blanqueante, también puede usarse para blanquear tejidos o utensilios de cocina, aplicándola en mezclas en una proporción muy baja.

En el caso de la lejía, también puede utilizarse en las lavadoras de ropa blanca en combinación con el detergente, aunque su uso continuado puede deteriorar los tejidos. Paralelamente, el amoniaco sirve para combatir las manchas de grasa de la colada cuando se aplica en el cajetín del detergente.

¿Cómo se usan?

A la hora de emplear cualquiera de estos dos productos en la limpieza del hogar debemos ventilar convenientemente las estancias para evitar la acumulación de gases. Tanto la lejía como el amoniaco se usan diluidos en agua, y, como ya hemos advertido, nunca deben interaccionar (cuidado con algunos limpiasuelos y detergentes que incluyen lejía y reaccionarían ante el amoniaco).

– El amoniaco se usa para fregar suelos, diluido en un cubo de agua (medio vaso de agua). También para encimeras, armarios, cristales y espejos, con una bayeta húmeda o un papel de cocina. Para limpiar moquetas, alfombras o tapicerías, se recomienda diluir una taza pequeña de café con amoniaco en un litro de agua parra humedecer en la mezcla un trapo seco y frotar con vigor.

– La lejía se emplea disuelta en un cubo lleno de agua para los suelos (medio vaso de agua), directamente sobre encimeras y mobiliario de cocina y baños con una bayeta húmeda y un aclarado posterior, así como en inodoros, dejando actuar unos minutos el producto en su interior antes de aclarar. A la hora de usar en la lavadora, se aplica un chorrito en el mismo compartimento del cajetín del detergente y se deja que actúen en conjunto.

Superficies que pueden dañar

En general, no se recomienda usar amoniaco en superficies enceradas o barnizadas, como es el caso del parqué. Por su parte, la lejía puede oxidar piezas metálicas o cromadas, así como dañar revestimientos cerámicos o desgastados, con lo que es conveniente siempre hacer una pequeña prueba sobre el material. Y, por supuesto, cuidado con los tejidos, ya que puede decolorar con el roce de tan solo una gota.

Errores frecuentes

– No utilizar guantes, especialmente al manipular la lejía, que puede causar quemaduras e irritaciones severas.

– No mantener la ventilación apropiada. Siempre que utilicemos alguno de estos productos debemos mantener la máxima ventilación posible para evitar respirar los vapores que puede marear e irritar las mucosas nasales.

– Combinar la lejía o el amoníaco con productos ácidos. Si bien tenemos claro que nunca se deben mezclar entre sí, tampoco es aconsejable hacerlo con productos como el vinagre o los limpiadores abrasivos.

– Excedernos en la cantidad: más cantidad de lejía o amoniaco o significa más limpieza. Lo mejor es seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a cantidades se refiere y diluir siempre los productos en agua para conseguir una limpieza eficaz sin derrochar ni intoxicarnos.

– Limpiar con lejía utensilios para cocinar: corremos el riesgo de dejar restos de lejía al limpiar tablas de cocina y superficies en general.

También te puede interesar:

  • Errores frecuentes en la limpieza del hogar
  • Cómo almacenar los productos de limpieza

Novedad: Amoniaco muy fuerte con detergente

Hoy os presentamos una novedad. Se trata del amoniaco muy fuerte con detergente. Es un producto Bosque Verde recomendado para cuando necesitas realizar una limpieza profunda y quieres unos resultados extraordinarios .

Una de sus características es que se trata de un producto apto para lavadoras, circunstancia que permite realizar una limpieza extrema de ciertos tejidos.

Cuando queremos una limpieza en profundidad de nuestras cocinas, alfombras, moquetas, sofás, cristales y suelos, el amoniaco muy fuerte con detergente Bosque Verde es la solución más acertada.

El amoniaco muy fuerte con detergente Bosque Verde se vende concentrado. En la composición del producto hay menos del 5% de tensioactivos no Iónicos y Aniónicos así como perfume. Es importante tener en cuenta sus precauciones ya que se trata de un producto que puede irritar los ojos y la piel. El amoniaco muy fuerte con detergente Bosque Verde no se debe ingerir. Es recomendable ver las precauciones y seguir las instrucciones que indica el fabricante para aquellos casos en que hayamos tenido contacto con el producto.

Es un producto recomendado para limpiar en profundidad nuestra cocina, baños, alfombras, moquetas, sofás, cristales y sobre todo, los suelos. El poder del amoniaco proporciona esa limpieza que buscamos a ciertos elementos que han acumulado mucha suciedad. Al ir acompañado de perfume, el olor fuerte del amoniaco queda mitigado y se traslada un olor de limpieza. Es importante tener en cuenta que el amoniaco muy fuerte con detergente Bosque Verde puede limpiar superficies como alfombras, moquetas, sofás,… Otro de los usos recomendados es su utilización en lavadoras, circunstancia que permite obtener la limpieza extrema en nuestra colada.

El amoniaco muy fuerte con detergente Bosque Verde se vende en un envase de 750 ml.

Alcohol de Limpieza Bosque Verde

Es uno de los «clásicos» entre los productos de limpieza y, sin duda, se trata de un producto tremendamente eficaz. El Alcohol de Limpieza Bosque Verde te asegurará unos resultado magníficos y, además, incorpora un agradable perfume.
Te recomendamos utilizarlo en cristales, espejos, azulejos, etc. Notarás como los deja impolutos y sin rastros. Podrás utilizarlo en la limpieza de objetos domésticos, para limpiar y desengrasar pequeñas superficies de plástico, vidrio o cerámica. Solamente tendrás que impregnar un trapo con un poco de producto y aplicarlo sobre la superficie a limpiar.

Además, un uso quizá más desconocido del Alcohol de Limpieza Bosque Verde es que se lo podrás utilizar como aditivo para el agua del limpiaparabrisas. Limpiarás y desengrasarás el parabrisas pero, fundamentalmente, al contener en alcohol hace que sea un estupendo producto anticongelante soportando hasta menos 10ºC.
Se presenta en una cómoda botella de un litro con tapón direccionable que te permitirá controlar mucho más la dosificación.
Si no lo has probado, verás cómo te encanta.

Vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde

Hoy os presentamos en Mercadona el vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde. Dentro de las diferentes propiedades que tiene el vinagre, se encuentra su poder desinfectante. Tradicionalmente, se ha utilizado el vinagre como un producto de limpieza.

El vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde tiene una ventaja añadida ya que se trata de un producto más concentrado que el vinagre tradicional. El producto se vende en un envase que tiene capacidad de 1 litro. A lo largo del artículo, os comentamos sus características y modo de empleo.

A la hora de utilizar el vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde podemos encontrar diferentes usos. Se puede utilizar para realizar la limpieza de cal en grifos y mamparas. Otra de las recomendaciones es su utilización a la hora de realizar una limpieza de los azulejos de nuestros baños y cocinas. En ocasiones, buscamos un material de limpieza que sea capaz de conseguir recuperar el brillo de nuestros cristales. Es el caso de la vajilla y vitrocerámica. Otro de los usos recomendados es su utilización para conseguir el abrillantado de los metales. Nuestras ollas y cacerolas se pueden beneficiar con la limpieza del vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde. También, hay que destacar la ventaja desodorizante del vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde.

El vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde tiene un 8% de acidez. Por lo tanto, se recomienda no utilizar sobre superficies sensibles a los ácidos. Es el caso de mármoles, granitos, terrazos, etc. También, se recomienda no mezclar con otros productos. Es importante tener en cuenta que se trata de un vinagre concentrado para su utilización como producto de limpieza. Por tanto, no es un producto apto para el consumo humano.

El vinagre de limpieza concentrado Bosque Verde se puede encontrar en el lineal de limpieza en los supermercados de Mercadona.

USOS
Por su formato es especialmente recomendado para ROPA DE COLOR Y DELICADA, tanto a mano como a LAVADORA. Su composición le confiere un poder desapelmazante (deja las prendas esponjosas) y poder antiolor . Su uso es también recomendado para uso general y los propios de alfombras, moquetas, tresillos y sofás, skay, etc.,combinando toda la fuerza del amoniaco, unido al tensioactivo y junto a un agradable perfume floral, que lo hacen ideal además para emplearlo en otros usos tales como: – TEJIDOS VARIOS DELICADOS: Mantas y lanas. tergal, sedas. – CRISTALES y espejos – COCINAS: Paredes y suelos tipo baldosas, terrazos, mármol, pavimentos, suelos duros en general. – BAÑOS: Paredes y suelos. Bañeras e inodoros. – JOYAS y metales, vasijas de cobre y bronce. – COCHE: tapicería, encimeras y resto de superfi cies. – ORDENADORES Y PERIFÉRICOS, JUGUETES. – OTROS: peines, cepillos, frigoríficos, superficies pintadas, y manchas rebeldes, en general.
MODO DE EMPLEO
Dependiendo de la suciedad, emplear directamente sobre las manchas, o bien disolver en agua y aplicar sobre la superficie a limpiar. Verter en la lavadora como cualquier detergente (3 dosis = 3 x 60cc). Se puede combinar con un detergente para potenciar el lavado, para eliminar olores y para desapelmazar el tejido.
PRESENTACIÓN
– Envase de 1500 ml. en polietileno de alta densidad (PEHD), reciclable al 100%.
– Con serigrafía a cuatro colores en tinta ecológica de U.V. Con tapón dosificador (60 cc).
COMPOSICIÓN
– Solución amoniacal menos del 5%.
– Tensioactivo aniónicomenos del 1%.
– Contiene fragancias lergénicas: D-Limoneno.
LOGISTICA

PRESENTACION INDIVIDUAL
CONTENIDO NETO 1500cc
CODIGO EAN 8436008360167
DIMENSIONES 93 Ø x 330
CAJA
Nº UNIDADES 8
PESO BRUTO 13 Kgr.
DIMENSIONES 375 x 187 x 335
CODIGO EAN 18436008360164
PALETA
Nº DE CAJAS POR FILA 12
Nº DE FILAS Máximo 4
MEDIDAS EUR 1200X800

A través de una vaporeta puedes limpiar tu sofá de tela, y conseguir una mayor limpieza y olor en el hogar, cuidando el sofá de una manera que cualquier producto eficiente no puede cuidar igual. Además, debido a que ésta y su vapor, tiene altas temperaturas y puedes disolver mejor la suciedad, desprender las manchas, limpiar la grasa… A través de esta máquina de vapor, también puedes llegar a quitar las manchas de diferentes tipos de muebles, incluso las manchas que sean difíciles de quitar. Aunado a que renovarás tu mueble, debido a que la misma al desprender el sucio permite devolver el color a la tapicería, aunque esta sea delicada.

Limpieza inicial del polvo:

Como te recomendamos, deberías usar una aspiradora sobre la tela, para la limpieza del polvo de tu sofá antes de proceder a aplicar el vapor. De esta manera eliminaras de la tela los cabellos, polvo, basuras, entre otros, y podrás dejar a la vista cualquier tipo de mancha que el mueble tenga. Las aspiradoras, al igual que las vaporetas también traen consigo los distintos accesorios que te permiten llegar a los distintos lugares de tu sofá, incluyendo aquellos surcos que los mismos tienen y donde se puede acumular el sucio. Asegúrate de hacer esta primera limpieza de manera exhaustiva, que ningún lugar quede con suciedad, no importa cuánto tiempo tardes, lo importante es que esto te permitirá limpiar con un mejor resultado.

Llena la vaporeta:

Para limpiar tu mueble primero debes llenar el depósito de la vaporeta donde se introduce el agua. Coloca la cantidad necesaria, sin pasarte del límite, debes fijarte en que el agua que utilizarás no tengas agentes externos que puedan hacer fallar la máquina. Te recomiendo que utilices agua filtrada.

Sigue las instrucciones de tu vaporeta, ya que hay algunas que permiten que coloques un producto de limpieza además del agua y así puedas enjabonar también tus muebles, sin embargo, si la tuya tiene esta opción, no te excedas en las cantidades, ya que puedes enjabonar de más tu mueble y después te dará más trabajo el sacar el mismo.

Arma la vaporeta:

La vaporeta trae consigo distintos accesorios que se le van colocando según el lugar en el que se vaya a usar la misma, entre ellas, las de tapicería, introduce en la maquina la boquilla recomendada por el fabricante especialmente para usar en este tipo de material.

Enciéndela:

Antes de encenderla, asegúrate de no tener el botón en encendido y enchúfala. Espera un tiempo de manera que tome la temperatura necesaria.

Antes de manejarla:

Para cerciorarte de no tener ningún inconveniente, antes de comenzar la limpieza, revisa la etiqueta de tu sofá donde se especifiquen los métodos de limpieza admitidos por la tela, más, si no lo puedes verificar de esta manera, antes de usar la máquina, aplica el vapor en un rincón pequeño del sofá. Esto te permitirá estar seguro que no causa ningún daño en la tela o material de confección de ese sofá. Ten cuidado de no quemarte, ya que la vaporeta tiene altas temperaturas, lo que da paso a que el agua se convierta en vapor y al salir puede quemarte.

Paño seco:

Luego de pasar la máquina y aplicar el vapor por los lugares necesarios, debes limpiar con un paño seco debido a que este artefacto te permite aflojar la suciedad, más no la absorbe.

Aplica el vapor:

Utiliza la máquina para limpiar cada rincón de tu mueble, quita tus cojines para poder limpiar con el vapor las partes de abajo de los mismos, introduce el accesorio que se utiliza solo para eliminar la suciedad de los lugares más difíciles de alcanzar. Si tu mueble cuenta con cojines, límpialos también, para realizarlo sigue el mismo procedimiento señalado desde el principio, es importante que tu sofá quede completamente limpio, y los cojines forman parte de él.

Si te parece que el sofá no quedo lo suficientemente limpio como querías, o hay alguna mancha que deseas limpiar, y a la primera vez no se eliminó, puedes sencillamente repetir el procedimiento cuantas veces como sea necesario, sin necesidad de esperar su secado.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *