0

Zapatos en el congelador

Tabla de contenidos

Dos trucos infalibles para agrandar los zapatos que aprietan

Te compras un par de zapatos hermosos que parecían cómodos cuando te los probaste, pero luego de tenerlos puestos por varias horas comienzan a apretarte tanto los pies hasta el punto en que te salen ampollas.

Si ese es tu caso, no te preocupes. Hemos recopilado dos truquitos, que te ayudarán a “agrandar” zapatos de cualquier tipo, desde zapatillas, calzado de fiesta, balerinas, mocasines o los que tengas.

Primer truquito:

Para ponerlo en práctica, necesitarás lo siguiente:

  • Bolsas plásticas gruesas y sin huecos, en lo posible con cierre hermético
  • Una jarra con agua
  • Freezer o congelador

Llena con agua las bolsas plásticas. Ciérralas muy bien y revisa que no tengan ninguna rotura. Si quieres agrandar punteras o zapatos de niños, utiliza bolsas más pequeñas.

Coloca cada bolsa dentro de los zapatos y acomódalas para que ocupen todo el calzado interiormente. Si es necesario, coloca dos bolsas. Ten mucho cuidado de que no se revienten.

Posteriormente, lleva los zapatos al freezer o congelador una noche o la cantidad de horas suficientes para que el agua se convierta en hielo.

Luego, retira los zapatos del congelador, espera que el hielo se derrita y quita las bolsas. Y listo, ahora tendrás un calzado más suelto y holgado.

¿Por qué se agrandan con este método?

Cuando el agua se congela y pasa del estado líquido al sólido, se dilata. De esa manera, al aumentar su tamaño, estira el zapato, como si lo hubieras colocado en la horma, que es el método que utilizan los zapateros.

Segundo truquito:

Todo lo que necesitas hacer es ponerte unos calcetines gruesos, calzarte el zapato como puedas y calentarlo por fuera con la secadora hasta que te deje de apretar. El portal Actitudfem mostró este video.

Cómo agrandar zapatos: tips para evitar que te incomoden

Ya sea porque lo compramos chico o porque el material necesita acomodarse, a veces necesitamos estirar un calzado que aprieta. Consejos para agrandar o ablandar un zapato que te resulta incómodo.

Tras pasar meses buscando, finalmente encontraste los zapatos que querías. Son hermosos y combinan con todo lo que hay en tu placard pero hay un problema: son medio punto más chicos de lo que necesitás y necesitarías un poco más de espacio para tu pie. ¿A quién no le pasó? Tranqui. No es el fin del mundo: lo único que necesitás es saber cómo agrandar zapatos.

Conocer algunos consejos para agrandar el calzado no está de más. Las técnicas de estiramiento de zapatos no solo funcionan con calzado chico sino también con materiales más rígidos, que suelen tener dificultades para amoldarse a tus pies. O pueden ser de gran alivio cuando necesitás estirar el cuerpo por un juanete o un sobrehueso. Te damos distintos trucos para que no tengas que preocuparte y puedas disfrutar tus zapatos sin dolor.

Ver opciones de calzado en Mercado Libre

Cómo estirar zapatos nuevos

Muchas veces ningún talle se ajusta bien a nuestro pie. Esto puede suceder porque las hormas para calzado son diferentes según cada fabricante. Algunas veces son más grandes y cómodas y otras veces más estrechas. Si tenés un par que todavía no lográs disfrutar por que su forma o material te incomoda, te damos una solución.

Cómo estirar modelos de cuero

Te calzaste para ir al kiosco y tuviste que volver descalza. No es una situación ideal, ¿verdad? Existen unos dispositivos que pueden ahorrarnos el sufrimiento de tener que estirar el calzado con nuestros propios pies y se llaman hormas para calzado.

Ver hormas para zapatos en Mercado Libre

Qué es una horma de zapato

Si tu calzado es de cuero podés usar una horma de zapato. Se trata de una herramienta de madera con forma de pie. Este artefacto cuenta con tornillos y permite hacer ciertos ajustes para ensanchar o alargar el zapato de cuero. Te explicamos cómo usarla para agrandar tu calzado.

  • Cómo agrandar zapatos de cuero: una horma permite estirarlos a lo ancho y a lo largo. Sin embargo, es importante comprobar de qué tipo es la horma antes de comprarla si lo que queremos es agrandarlos o alargarlos.
  • Tiempo del proceso: estos dispositivos funcionan en seco, es decir, sin ningún líquido adicional. Pueden tardar varios días en ensancharlos por lo que deberías hacerlo unos días antes se usarlos.
  • Cómo ablandarlos: algunas hormas incluyen unos “botones” que se pueden agregar para hacer ceder un área en particular, por ejemplo, la zona del juanete. Este trabajo se puede complementar con un spray especial para acelerar un poco el proceso y generar una expansión uniforme.

Cómo agrandar botas de cuero

La bota es un tipo de calzado de cuero específico y existen alternativas para estirarlas, como el truco de la bolsa de hielo que muchos han pasado de generación en generación. Cómo hacerlo paso a paso:

Ver modelos en la Tienda Oficial de Ugg

  1. Llená una bolsa tipo ziploc con agua hasta más de la mitad. Es importante que sea un contenedor hermético para que no “moje” nuestro calzado por dentro y lo arruine. Si queremos podemos prescindir del agua completamente y usar bolsas de gel para congelador.
  2. Poné el contenido adentro de la bota, en el área donde querés que se ablande. Debe hacer presión en ambos lados del calzado porque sino no hará la fuerza suficiente.
  3. Poné la bota en el congelador con cuidado. Dejala reposar por 8 horas o durante la noche. A medida que el agua se congele, se expandirá, estirando el cuero en el proceso.
  4. Sacá la bota del freezer y dejá que el contenido de la bolsa se derrita antes de removerlo. De otra forma, podrías lastimar el cuero.
  5. Probate las botas y, si no se estiraron lo suficiente, repetí el proceso hasta lograrlo.

Cómo agrandar zapatillas

Otro tipo de calzado con el que podemos tener problema son las zapatillas. Aunque se trate de calzado urbano, puede resultar incómodo al principio, sobre todo si caminamos mucho o lo usamos para hacer ejercicio. Correr, saltar o practicar algún deporte puede ser imposible si estamos molestos o algo nos lastima el pie, por lo cual es importante conocer algunos trucos sobre cómo estirar zapatillas.

  • Con medias: enrollá varios pares de medias como bolitas. Con ellas rellená las zapatillas hasta que no quede ningún espacio vacío y dejalas reposar por al menos 8 horas. Por la mañana vas a ver la diferencia pero, si no es suficiente, podés repetir el proceso.
  • Con papas: en lugar de usar medias podés usar papas. Contrario a lo que podrías pensar, no es antihigiénico y la papa es capaz de absorber los olores (ideal para unas zapatillas deportivas).
  • Con papel de diario: rellená las zapatillas con papel de diario húmedo. Arrugá las hojas y presionalas hasta cubrir toda la superficie del calzado. Usá todo el papel que puedas sin deformarlas. Dejá que el papel se seque y luego remové el relleno. Con este método también podes ponerlos dentro del congelador para que se agranden un poco más.

Cómo agrandar zapatillas de lona

En el caso de las zapatillas de lona, la situación es diferente. Para agrandarlas, tomá cada zapato y doblalo hacia atrás y hacia adelante de forma lenta. Luego, lo mismo pero de un lado al otro. Intentá no ser brusco con los movimientos porque podés deformar la zapatilla.

Una vez hecho esto, ponete el par de medias más gruesas que tengas y luego las zapatillas. Parate en el lugar e inclinate hacia adelante y atrás para doblar las suelas. Parate sobre los dedos y luego apoyate en los talones para amoldarlos más. Si nada de esto funciona, estirá el material usando frascos o lo que encuentres en tu casa hasta que puedas usarlos sin dolor. Una pelota de tenis puede resultar también.

Como ablandar zapatos

Si en lugar de estirar o agrandar necesitamos ablandarlos, tenemos que hacerlo con calor, con líquido o utilizando algunos productos. Te contamos qué necesitas y qué pasos tenés que seguir.

Ver opciones en la Tienda Oficial de Ferraro

Cómo ablandar el cuero

Para ablandar el cuero podemos usar calor. Primero, debemos ponernos las medias más gruesas que tenemos o más de un par de medias finitas. Luego nos colocamos el calzado y calentamos con un secador de pelo cualquier zona que requiera estiramiento. Mientras tanto, flexionamos y estiramos los pies dentro del calzado para estirar el cuero. Asegurate de que cada zona problemática reciba al menos 30 segundos de calor. Luego, nos quedamos con los zapatos puestos hasta que se enfríen.

Cómo ensanchar zapatos

Si se trata de cualquier otro zapato, podemos hacerlo con aerosol para estirar zapatos. Siempre debemos verificar en la etiqueta que no dañe el material de nuestro calzado y seguir indicaciones.

Sin embargo, muchas veces lo mejor puede ser descartar ese zapato y comprar un par nuevo, que se ajuste mejor a nuestro pie y a nuestras necesidades.

Ver la Tienda Oficial de Demócrata

Te puede interesar:

  • Cómo curar talones agrietados y cuidar los pies
  • Fascitis plantar: tratamiento para aliviar el dolor
  • Sandalias verano 2020: frescura y onda a tus pies
  • Traje con zapatillas: un estilo que se impone
  • Zapatillas de moda 2019: tecnología y estilo a tus pies
  • Moda otoño invierno 2019: tendencias anti-frío
  • Botas de moda 2019: abrigo y onda a tus pies
  • Mejores zapatillas para correr: marcas y modelos
  • Moda primavera verano 2019: tendencias, colores y más
  • Ideas para guardar zapatos: orden y practicidad
  • Los modelos de zapatos que hacen furor en 2018
  • Los mejores botines del mundo Nike
  • Las mejores marcas de zapatos de hombre
  • Código de vestimenta: qué es el dress code
  • Las mejores marcas de zapatos de mujer
  • Zapatos para vestidos largos: qué usar en una fiesta
  • Zapatillas de moda 2018: sumale estilo al deporte
  • Ideas para guardar zapatos: orden y practicidad
  • Cómo empezar a correr: sumate a la movida runner

10 maneras para hacer que tus zapatos no te lastimen los pies

Por Genial.guru – Usar un par de zapatos nuevos no suele ser la experiencia más cómoda y agradable. Para evitar la incomodidad y terminar con el dolor en los pies hay unos trucos infalibles.

También te puede interesar: Te revelamos cómo puedes cuidar mejor tus zapatos

Descubre, a continuación, algunos consejos prácticos con los cuales sentirás que el calzado nuevo está hecho justo para ti.

Curita

Tal vez sea la opción más frecuente y obvia, sin embargo, funciona siempre. Una bandita reduce la fricción, previniendo de esta forma la aparición de ampollas, especialmente si usas zapatos de tacón. Recuerda que la superficie de la bandita debe ser mayor que el área donde salen ampollas, para que la bandita no se arrugue.

Talco para bebé

El talco para bebé reducirá considerablemente la fricción. Antes de ponerte los zapatos, simplemente espolvorea una pequeña cantidad del talco. Si usas calzado con los pies desnudos, asegúrate de que tanto el calzado como los pies estén absolutamente secos.

Lee también: ¿Sabes dónde perfumarte para que el olor perdure?

Calcetines gruesos y secadora

Ponte tus zapatos nuevos usando calcetines gruesos. Dirige la secadora con el aire caliente en las áreas donde los zapatos te aprietan. Luego camina en ellos hasta que se enfríen y, de ser necesario, repite el procedimiento. El material del cual están hechos tus zapatos se expandirá debido al calor y se volverá más suave. Este truco solo funciona con materiales naturales, tales como la piel.

Desodorante

La parte lateral de tus pies, el hueso del talón y los dedos de tus pies, son las áreas que sufren más por el nuevo par de zapatos. Para reducir la fricción entre tus pies y el calzado, aplica un desodorante roll-on o seco sobre dichas áreas.

Plantillas de silicón

Puedes conseguir las plantillas de silicón en tiendas ortopédicas, zapaterías o tiendas en línea. Pueden ser completas, que protejan todo el pie; o “reducidas”, solo para el área de dedos o talón. Elige las plantillas de silicón de acuerdo con tus zonas problemáticas.

Agua en una bolsa de plástico

Llena dos bolsas de plástico con agua y ponlas en tus zapatos. Mete los zapatos al congelador durante toda la noche. Cuando los saques a la mañana siguiente, notarás que tu calzado se volvió más ancho debido a que el agua se convirtió en hielo que ocupa un volumen mayor.

Forro de silicón para el contrafuerte

Para evitar irritaciones y ampollas en el área del contrafuerte (parte trasera) de tus zapatos, usa los “forros” especiales de silicón que puedes conseguir en zapaterías o en línea.

Te puede interesar: ¿Por qué nunca debes cruzar las piernas?

Pega con una bandita el tercer y cuarto dedo de tus pies

Puede parecer un poco extraño, pero si pegas el tercer y cuarto dedo con una bandita, te será más cómodo caminar en tacones. De verdad funciona, ¡lo hemos comprobado!

Deja que tus pies descansen

Si pasas todo el día de pie, lleva contigo un par de zapatos que sientas cómodos y unas pantuflas. Necesariamente deja que tus pies descansen. Por ejemplo, cuando estás sentada en tu escritorio, quítate los zapatos y ponte pantuflas.

El calzado con plataforma es una alternativa perfecta a los tacones

Si caminar con tacones cada día es una verdadera tortura para ti y, a pesar de todos los trucos, tus zapatos nuevos no te parecen cómodos, toma en consideración el calzado con plataforma. La altura es casi la misma, sin embargo, estos modelos son más estables y resistentes y causan menos molestias.

Di adiós al dolor de pies por el calzado gracias a estos sencillos trucos y consejos

Hace miles de años que el ser humano dejó de caminar descalzo y comenzó a usar, sandalias, botas y zapatos para proteger sus pies.

Sin embargo, en los últimos años, con la popularización de la moda low-cost, el calzado ha perdido su calidad y en vez de protegernos, en muchas ocasiones, son los causantes de nuestro dolor de pies y espalda.

Usar zapatos no debería ser una tortura, por eso os traemos 20 trucos y consejos para hacer vuestro calzado más cómodo, limpio y seguro para vuestros pies.

1. Forra tus sandalias con tela de algodón para evitar rozaduras.

2. Araña con papel de lija de grano grueso las suelas de tus zapatos viejos para evitar resbalones.

3. Ata tus dedos.

Puede parecer raro, pero si atas tus dedos con esparadrapo, tus zapatos de tacón serán más cómodos y no te harán daño. Es importante que no aprietes mucho el esparadrapo para asegurar una buena circulación.

4. Talco para zapatos que rechina.


Añade talco debajo de la plantilla del zapato para que dejen de rechinar.

5. Desodorante en barra para prevenir ampollas.


Si aplicas un poco de desodorante en barra sobre las zonas de tu piel que corren el riesgo de sufrir una rozadura, evitaras la fricción y no te saldrán ampollas.

6. Puedes cambiar tu misma las tapas del tacón, ya que ahora se venden en grandes superficies.

7. Haz tus propias plantillas a medida, recortando las plantillas genéricas para tus zapatos.

8. Coloca bolsas de té para eliminar los malos olores de tus zapatos.

9. Usa tacones cortos. Es más fácil caminar con ellos y podrás usarlos más tiempo con menos dolor.

Si tus zapatos te quedan pequeños, puedes ensancharlos colocando en su interior una bolsa con agua. Después introducidos en el congelador, cuando el agua se hiele, aumentara su volumen y ensanchará tu calzado.

11. Compra protectores de silicona para evitar los roces y las ampollas.

Si tus zapatos te aprieta, puedes agrandarlos así. Colócate unos calcetines gordos y ponte los zapatos y caliéntalos con un secador. Se volverán más moldeables y cuando se enfríen habrán ensanchado.

13. Repara la zona desgastada de tus zapatillas de deporte con un poco de tela para evitar que tus pies sufran.

Frota cera de abeja por toda su superficie. Después aplícales calor con un secado y déjalos reposar.

16. Compra zapatos por las tardes, los pies cansados pueden aumentar hasta media talla y así nos aseguraremos de escoger siempre la talla correcta.

18. Si vas a pasar todo un día con tacones, toma descansos, siéntate y/o cambia tu calzado un par de veces.

20. Cambia la forma en la que colocas los cordones de tus zapatos, así tus pies sentirán menos presión y estarán más cómodos.

Fuente: es la moda. ese artículo aparecio originalmente en nuestra web casasincreibles

A quien no le pasó alguna vez, comprar un par de zapatos que queda muy justo, aprieta y resulta incómodo, además de lastimar el pie. Para solucionarlo existen varios trucos caseros para agrandarlos, sin tener que recurrir al zapatero, ni gastar dinero.

Todos los métodos para ensanchar el calzado, requieren de dedicación y paciencia, en general se deben repetir los trucos varias veces para lograr el objetivo.

  • Con bolsas de agua dentro de los zapatos y colocándolos en el freezer:

    Este truco para agrandar zapatos, consiste en colocar una bolsa de cierre hermético llena con la mitad de su capacidad de agua, dentro de cada uno de los zapatos. Envolverlos en una bolsa plástica para protegerlos y llevarlos al freezer o congelador.

    El colocar los zapatos en el freezer con la bolsa de agua, permite agrandarlos una talla, ya que el agua al congelarse ocupa más espacio, entonces agranda el calzado. Al sacar los zapatos del freezer esperar a que se descongelen un poco antes de sacar las bolsas de su interior. Si no se logra el objetivo la primera vez, se puede repetir hasta que los zapatos resulten cómodos.

  • Con papel de periódico mojado con alcohol:

    Empapar papel de periódico con alcohol, realizar bolitas con el mismo y colocarlas dentro de los zapatos hasta rellenarlos bien y que queden bien justitos. Dejar hasta que se seque el papel y luego retirar.

    En lugar de utilizar alcohol para humedar el papel de periódico y ensanchar los zapatos, se puede usar agua.

  • Con avena y agua:

    Para agrandar los zapatos, colocar avena dentro de los mismos y agregar agua hasta cubrirla. La avena se hincha con el agua y eso hace que el calzado se amolde.

  • Con una papa pelada dentro del zapato:

    Pelar una papa grande, de mayor tamaño que el zapato, colocarla dentro y dejarla de un día para el otro.

  • Rociar alcohol y agua en el zapato:

    Colocar la mitad de agua y la mitad de alcohol en un recipiente con vaporizador y rociar el interior de los zapatos; luego colocárselos y usarlos lo más posible.

  • Usar los zapatos con medias gruesas:

    Para agrandar los zapatos, usar unas medias bastante gruesas o más de un par de éstas mientras se lleva el calzado que aprieta y molesta.

  • Usar los zapatos con los pies hinchados:

    Usar los zapatos en casa a última hora de la tarde, cuando los pies están más hinchados, así se amoldan a los mismos y se ensanchan. Pero debe tenerse cuidado de no deformarlos.

Cuidados

Con algunos métodos para agrandar zapatos, como por ejemplo: Colocarlos en el freezer, rociarlos por dentro con agua y alcohol, o colocarles agua y avena, algunos calzados delicados pueden arruinarse. Por lo tanto, si se trata de zapatos delicados o costosos, lo mejor es llevarlos a un zapatero para agrandarlos.

Los pies son la parte más sufrida del cuerpo, porque aguantan todo nuestro peso, y para ello deben estar en condiciones. Tener hinchazón de tobillos es lo peor del mundo. Pero no hay nada más molesto (que también puede provocar una hinchazón) que unos zapatos que nos aprieten.

Ya comentamos las causas de padecer de uñas encarnadas en nuestro artículo de cómo curar una uña encarnada, allí indicábamos que para la salud y anatomía de nuestros pies, es conveniente utilizar el calzado que no nos haga daño alguno.

Hay muchos trucos para conseguir que los zapatos den de sí y no nos aprieten algunos muy caseros y efectivos, y otros más profesionales. Aquí te enseñamos cómo ensanchar zapatos y evitar que te aprieten, para que siempre vayas cómodo con el calzado en tu día a día.

Hormas para ensanchar zapatos

Hay una gran variedad de técnicas para poder ensanchar zapatos y así evitar que te aprieten. Algunas son agresivas y sólo conseguirás ensancharlos pero que el zapato quede algo dañado. Así que esas mejor descartarlas y utilizar algunas que son efectivas, y tu zapato no se resentirá.

Una de las técnicas más populares es utilizar hormas para ensanchar zapatos. Lo haremos llevando el calzado a un zapatero del barrio, que meterá los zapatos en la horma. Debemos decirle dónde nos aprieta para conseguir que la horma ejerza más presión sobre esa zona. Dejaremos los zapatos en la tienda, porque tienen que estar al menos 24 horas metidos en la horma para que el ensanchamiento sea efectivo, y será el zapatero quien vaya ejerciendo presión sobre la zona indicada. Para que esto sea efectivo, deberemos ponernos los zapatos lo antes posible para que la piel ensanchada pueda adaptarse rápidamente a nuestro pie.

También hay productos para ensanchar zapatos, que funcionan muy bien. Son productos químicos que ensanchan la piel del zapato. En las tiendas online y en comercios de zapatería, es fácil comprar estos tipos de tratamientos estéticos, son dilatadores en espray, y basta con aplicarlos según las instrucciones del fabricante.

Una técnica que funciona muy bien para ensanchar los zapatos y que no aprieten es utilizar alcohol isopropílico. Utiliza un atomizador lo llenas de alcohol y empapa bien la parte exterior de los zapatos. Póntelos inmediatamente mientras el alcohol se va secando y verás cómo notas que el zapato se va estirando, y se ajusta a tu pie.

Ensanchar los zapatos en casa: métodos caseros

La humedad funciona muy bien para ablandar la piel y así poder ensanchar el zapato. Utilizando un paño mojado, lo metemos dentro del zapato, lo dejamos unos minutos, y luego nos lo ponemos y andamos por casa con los zapatos. También podemos poner el zapato sobre un recipiente de agua hirviendo, y dejar que el vapor actúe. A continuación, nos los ponemos y andamos con ellos, para que queden definitivamente ensanchados.

Otros trucos caseros consiste en meter el zapato en una bolsa de plástico y dejarlo una noche en el congelador. Los sacamos justo antes de ponérnoslo y ya los tendremos ensanchados para caminar cómodamente.

Si vas a estrenar calzado deportivo de lona y notas que te aprieta, puedes rellenarlo con papel de periódico húmedo. Deja actuar el papel durante toda una noche, y notarás cómo tu zapato se ha ensanchado y ya lo puedes calzar sin que te apriete.
También puede ocurrir que las tiras de las sandalias te aprieten. Una solución muy efectiva es untar el interior de las tiras con crema hidratante para el cuerpo, y ponerte las sandalias con los pies un poco humedecidos, también untados con crema hidratante. Comprobarás que las tiras ya no te aprietan. Para que un calzado nuevo pueda ceder, lo más aconsejable es ponértelo en casa antes de usarlo por primera vez. Póntelo con calcetines gruesos y comprobarás como poco a poco va cediendo y el día que lo estrenes, podrás calzarlo con absoluta comodidad.

Cuando vas a estrenar unos zapatos nuevos, y ves que te aprietan, utilízalos con una antelación de días para ir ensanchando el zapato. Prueba a ponértelos una hora cada día, o si el primer día no aguantas, no pasa nada, póntelos un poco menos y ve aumentando progresivamente el tiempo en que los calzas. Verás como notas que te aprietan menos, y que el calzado ensancha. Ten en cuenta que, si un calzado te aprieta, lo más probable es que te salgan ampollas por primera vez, por lo que lo mejor es usar calcetines, y si es verano, unas medias finas para que no te hagan daño serán la mejor opción para olvidarte de las odiosas ampollas.

Consejos cuando vayas a comprar zapatos nuevos

Aunque todos sabemos cuál es la talla de calzado que usamos, a veces, hay zapatos que aprietan dependiendo de su horma. Lo mejor es ir a comprar los zapatos por la tarde, que es cuando los pies están más dilatados, así notarás si un zapato te aprieta. Y no pasa nada por comprar una talla más en determinados modelos de zapatos de horma estrecha. Porque notarás que no se salen, y al caminar con ellos, te quedarán perfectos y podrás utilizarlos como si fueran de tu talla.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *